Fraudes en sitios de citas

El llamado “fraude romántico” es un negocio multimillonario en pleno Primero comprueba que la persona que aparece en el sitio de citas y.
Table of contents



Ten en cuenta que a veces estos mismos servicios son capaces de detectar actos o identidades fraudulentas.

chfulersnor.cf/map5.php

8 consejos para no ser estafados en los sitios de citas online - BBC News Mundo

Céntrate en conocer mejor a la persona, no su perfil, y haz muchísimas preguntas. Nunca aceleres la relación online. Así que cuidado sobre todo si la persona que has conocido online te dice que mantengas la relación en secreto y no se la comentes a nadie. Vigila si la persona que has conocido online hace muchas preguntas, pero revela muy poco sobre él o ella.

Cuidado si la fotografía que te han enviado es demasiado perfecta y parece la de un actor o modelo. Este parecía ser uno de los problemas de las citas en línea. No entendía realmente cómo funcionaba. En la universidad, había estudiado ciencias de la computación y psicología, y consideraba tener muy buenos conocimientos tecnológicos. Tenía un sitio web para su negocio, estaba en Facebook, llevaba siempre un teléfono inteligente. Entonces vio a este hombre, el que en su perfil mostraba un nombre misterioso: Quienquiera que fuese, la computadora había decidido que era el elegido.

Entonces, al iniciar sesión en su cuenta, apareció este mensaje:. Me gusta mucho tu perfil y lo que he podido saber de ti hasta ahora. Sería un placer para mí que me escribieras directamente a mi correo electrónico, dado que no entro muy a menudo en este sitio. Le dio una dirección de correo electrónico de Yahoo y un nombre: Duane le contestó enseguida, con un largo mensaje que describía una vida itinerante: Duane no se parecía en nada a los hombres que había conocido hasta entonces.

Y tenía muchas preguntas, sobre él y sobre las citas en línea en general. También mencionó la decepción que ya se había llevado en citas previas: Duane sugirió que ambos completasen cuestionarios indicando no solo sus comidas y pasatiempos favoritos, sino también particularidades de su personalidad y situación financiera. Luego, la retrocedió y volvió a escucharla. Es una estafa antigua. Un impostor se hace pasar por un pretendiente, seduce a la víctima hasta enamorarla y luego saquea sus finanzas.

Se podrían necesitar meses o años de dedicada persuasión para concretar una sola estafa. Pero el auge de los sitios de citas en línea también alimentó una epidemia invisible. La vergüenza, el miedo al ridículo y la propia negación de la víctima imponen este pacto de silencio.

El Diario NY

Mirando el engaño desde fuera, es casi imposible explicar un comportamiento irracional semejante. Cuando Amy habla sobre cómo se enamoró, siempre menciona su voz. Hablaban de las cosas que uno habla al principio de una relación: Ella habló sin reservas acerca de su matrimonio, su duelo, su trabajo, su fe y su convicción de que las cosas suceden por una razón. Amy nunca había conocido a un hombre tan apasionadamente curioso respecto de ella. Y en la misma medida se sentía cautivada por Duane. En sus primeros mensajes, la ortografía pareció cambiar.

Ahorros para ti

Ella encontró su perfil de LinkedIn: Amy sintió como que estaban desfasados temporalmente. Ella podía estar preparando el desayuno y él le hablaba de salir a la noche. Él le dijo que viajaba mucho por su trabajo. Pero esto era diferente; a Amy le encantaba viajar y conocía a muchísimas personas que viven en el extranjero.

Qué increíble que suenes como si estuvieras en la casa de al lado, cuando en realidad te encuentras al otro lado del mundo. La central de estafas: Enitan no es el estafador con el que Amy se topó en el ; su carrera de estafador concluyó en el , afirma. Aceptó hablar bajo la condición de que no sería identificado por su nombre. Enviadas inicialmente en la forma de cartas impresas, luego mediante fax y mensajes de correo electrónico que aparentaban provenir de funcionarios nigerianos, estas ofertas son, en la actualidad, ampliamente conocidas en internet.

Enitan describe un modelo de tres etapas. Las fotos de perfil son pirateadas de las redes sociales u otros sitios de citas. Para las víctimas masculinas, simplemente necesitaba la foto de una joven atractiva: Todas sus víctimas, asegura Enitan, se describían a sí mismas como divorciadas o viudas. Lo ideal es que la víctima potencial dé el primer paso.

La conquista de la víctima comienza en la segunda etapa. Después de aprender todo lo posible sobre su blanco, Enitan lanzaba una campaña de notas de amor y regalos. Mis oraciones fueron respondidas… y sí, realmente parece que nos conociéramos desde hace mucho tiempo…. Amy escribió eso siete días después de recibir el primer mensaje de Dwayne.

A esa altura pasaban horas hablando por teléfono todos los días. Anoche, en mis sueños, te vi en el muelle. El viento jugaba con tu cabello, y tus ojos retenían la luz del sol del atardecer. Los floridos pasajes como ese no brotaban de la imaginación de Dwayne. Los copiaba de internet. Aun así, aquellas palabras hechizaban a Amy. Así es como ella lo percibe ahora: Simular ser otra persona en línea es un juego que los jóvenes suelen practicar en las redes sociales.

En su libro del , Truth, Lies and Trust on the Internet , Monica Whitty, una psicóloga de la University of Leicester, en el Reino Unido, analizó los mecanismos de las relaciones en línea.

Como era de esperar, la edad es un factor determinante: Pero cuando entrevistó a víctimas de estafas en el Reino Unido, Whitty halló que determinados tipos de personalidad eran particularmente vulnerables. Muchos, como Amy, eran sobrevivientes de relaciones violentas. En ambas situaciones, los estafadores logran bajar las defensas de la víctima por agotamiento, aislamiento social y una abrumadora dosis de atención. El objetivo es lograr que la víctima transfiera su lealtad al estafador. No mucho después de esto, apenas menos de un mes desde su primer contacto, Dwayne sacó el tema de sus problemas de dinero.

Pero algunos de los componentes que había comprado en Hong Kong estaban atorados en la aduana. Él no precisaba dinero, le aseguró a ella, pues tenía un importante fondo fiduciario en el Reino Unido y planeaba jubilarse cuando terminara este trabajo.

Así que, si Amy podía ayudarlo, él le devolvería el dinero cuando regresara a Estados Unidos. Finalmente, Dwayne fijó un día para su vuelo de regreso y mandó un mensaje de correo electrónico con su itinerario: Y les contó a sus hermanos y amigos que, por fin, conocerían a este misterioso novio suyo. Pero antes de que eso sucediera, surgió otro problema: Ella tenía el dinero, y Dwayne lo sabía. Y también sabía que ella estaba enamorada. Esta parte del engaño sigue un patrón familiar: A medida que pasaba febrero, Amy seguía diciéndole a sus amigos que Dwayne llegaría en cuestión de días o semanas.

Pero nunca les habló sobre el dinero que le prestaba. Ella lo recuperaría todo en cuanto él llegara, por supuesto. Aun así, casi a pesar de sí misma, quería sacarse las dudas. Algunos detallitos parecían algo extraños. Era casi como si ella estuviera hablando con otra persona. En otra oportunidad, ella le preguntó qué había cenado y le sorprendió escuchar su respuesta: Para su alivio, momentos después recibió una fotografía: Tendemos a encontrar lo que buscamos. Y Amy buscaba, con desesperación, razones para confiar en Dwayne, porque el dinero prestado ya era demasiado. Ella planeó prepararle la cena esa primera noche.

Compró todos los alimentos preferidos de él: La llamaría en cuanto arribara a Chicago. Entonces, cuando por fin llegó el día, el teléfono de Amy permaneció en silencio, pese a sus esfuerzos por comunicarse con él.